Reducción de la jornada laboral y productividad laboral - SCM LATAM

Reducción de la jornada laboral y productividad laboral

Desde hace varios años se ha instalado en Chile la discusión sobre la reducción de la jornada laboral, tanto por entes públicos como privados. Actualmente, el Gobierno ha propuesto una disminución gradual de 45 a 40 horas semanales de trabajo, teniendo como objetivo un incremento de la calidad de vida de los chilenos.

Esto toma especial importancia al considerar estudios que señalan que los problemas de salud mental se han transformado en uno de los principales motivos de enfermedades de trabajo, los que son gatillados por el desgaste físico y emocional, así como también por el estrés derivado de la carga laboral.

Entender cómo afecta el número de horas trabajadas a la productividad laboral y las consecuencias que tiene para la planificación de los horarios y la gestión en las empresas es importante para conocer la demanda de personal.

Para poder tomar decisiones en éste ámbito, es necesario recordar que el aumento, disminución o estancamiento de la productividad tiene repercusiones en la calidad de vida de las personas. Esto se demuestra al ver que aquellos países con altos niveles productivos poseen un mejor acceso a bienes y servicios, los que se obtienen a su vez a través de sueldos mayores.

 

Ventajas de implementar una reducción de la jornada laboral

 

Una de las ventajas de este teórico nuevo horario, es tener colaboradores más felices. Al contar con un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, junto con tener más tiempo libre, los mantiene más felices. Esto se puede traducir en contar con colaboradores más satisfechos, los que pueden permanecer más tiempo en una compañía u organización, mejorando la tasa de rotación. También genera una mejora en la moral y menos ausencias: una semana laboral más corta conduce a menos agotamiento, lo que hace que el personal esté más concentrado en sus funciones y disminuya la probabilidad de accidentes.

El estrés puede causar problemas de salud física y mental que afectan la asistencia. Por otro lado, liberar más tiempo para hacer ejercicio y pasar tiempo con amigos y familiares se puede traducir en una mejor salud física y mental, lo cual puede ayudar a los colaboradores a ser más productivos y reducir el ausentismo.

Por otra parte, reducir a cuatro días por semana podría aumentar la productividad. Los colaboradores saben que necesitan hacer el trabajo en menor cantidad de tiempo, por lo que cada día harían más con el propósito de compensar. Aprenden a priorizar tareas, eliminando los tiempos ociosos para ser más eficientes.

 

Tipos de jornadas laborales en otros países

 

El trabajo alrededor del mundo ha cambiado durante los últimos años derivado de la pandemia y esto ha hecho parecer viable la implementación de cambios en la forma de trabajar para empresas de distintas industrias. Recientemente, varios países han adoptado modificaciones en sus horarios laborales, a continuación mencionamos algunos ejemplos.

En el caso del Reino Unido, desde inicios de junio de este año iniciaron la prueba más grande del mundo de la semana laboral de cuatro días, incluyendo restaurantes y grandes corporaciones, involucrando a cerca de 3300 trabajadores de 70 empresas que trabajarán el 80% de sus horas por el 100% de su salario.

Los investigadores que estarán monitoreando esta prueba seguirán de cerca cada organización que forma parte de este ensayo, para medir el impacto en la productividad y el bienestar de sus trabajadores, de igual manera evaluarán el impacto que esto tendrá en el medio ambiente y la igualdad de género.

Por su parte, en Bélgica, a inicios de este año fue anunciado por el Primer Ministro del país que los colaboradores podrán optar por nuevos horarios voluntariamente. Según el programa instaurado, los colaboradores mantendrán la jornada laboral de 38 horas a la semana. Sin embargo quienes deseen, tendrán la flexibilidad de elegir cuántas horas trabajar semanalmente, lo cual podría generarles semanas de trabajo con menos y otras con más horas. También podrían elegir un día libre, aumentando las horas de trabajo de los otros días.

Dentro de los países nórdicos, Islandia lleva varios años implementando una reducción de la jornada laboral. A partir de 2015, 2500 colaboradores del sector público comenzaron a trabajar semanas de 35 y 36 horas sin cambios en sus salarios, teniendo como referencia que anteriormente trabajaban 44,4 horas a la semana.

Luego de obtener los resultados, los sindicatos islandeses negociaron una reducción de la jornada laboral. Esto generó un cambio significativo para la población de este país, ya que cerca del 90% de los colaboradores cuenta actualmente con horarios reducidos u otros beneficios.

Una investigación desarrollada en este país, reveló que luego de cambiar el tipo de jornada, las personas tenían menos estrés, más energía, un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, así como su productividad se mantuvo constante o mejoró.

 

La productividad laboral en Chile

 

La jornada laboral a tiempo completo en Chile, es elevada en comparación con otros países desarrollados y en vías de desarrollo. Esto se contrasta al analizar los datos recolectados por la OCDE, donde se detalla que el promedio de horas trabajadas en nuestro país fue de 1916 horas al año, mientras que el promedio de todos los países que integran esta organización es de 1716.

En Dinamarca, Francia, Australia, Países Bajos y Bélgica, las jornadas varían desde 30 a 39 horas de trabajo a la semana, mientras que 21 integrantes de esta organización establecen una jornada de 40 horas.

La Comisión Nacional de la Productividad realizó un informe sobre la reducción de la jornada laboral, en éste aseguran que si el ingreso per cápita chileno creciera al 2%, se estima que estaríamos trabajando 40 horas semanales en 2028 y las 37,7 horas que en promedio trabajan los países de la OCDE hoy, para el 2047.

Además, la ​​Comisión destacó en dicho documento que “mejorar nuestra productividad –para aumentar el crecimiento económico– resulta determinante en generar condiciones que permitan acceder a mayor tiempo libre”.

Según nuestro experto en productividad laboral y Head de Consultoría en SCM LATAM, Claudio Fuentes: “Uno de los desafíos más importantes que enfrenta Chile respecto a la productividad es la incorporación de Tecnologías de la Información (TI) en distintas áreas y empresas, ya que si bien está creciendo este mercado en nuestro país, siguen existiendo temores y barreras en algunas industrias, áreas y del mismo empresariado para implementar este tipo de herramientas.

Sin embargo, frente a un escenario globalizado y altamente competitivo, resulta necesario tomar decisiones e invertir en tecnologías que potencien los procesos productivos de las empresas, más aún al plantearse la posibilidad de reducir la jornada laboral. Ya que a través de la implementación de herramientas, se reduce el tiempo y costos de ciertas tareas, facilita la administración de datos y elimina errores que se cometen al hacer trabajos y cálculos manuales, entre otros.

 

Desafíos de la reducción de la jornada laboral

 

Puede haber beneficios en una jornada laboral más corta, pero ¿se justificarían los costos que esta conlleva?

Dentro de los aspectos que hay que considerar al implementar este tipo de medida, es que reducir las horas de trabajo sin aumentos proporcionales en la productividad y sin pérdida de salario, derivaría en menor producción. Por lo que la empresa debería contratar más personal para mantener el nivel de producción, aumentando significativamente los costos de nómina.

Para algunas industrias y puestos de trabajo significa un desafío mucho mayor el de reducir la jornada laboral. Los sectores de la salud o transporte público, por ejemplo, necesitan cobertura todos los días y deben entregar respuestas rápidas a los usuarios. Por otra parte, aquellas empresas con plazos de entrega más largos, en los que se puede controlar y planificar la carga de trabajo, son más compatibles con la jornada laboral reducida.

 

Conoce nuestra consultoría en productividad laboral

 

En SCM LATAM tenemos un equipo experto en consultoría en productividad laboral para optimizar y mejorar la productividad laboral en tu organización. Utilizando herramientas y un enfoque basado en datos y analítica podemos ayudarte a mejorar y pulir procesos, y reducir tus costos operacionales.

La experiencia que hemos adquirido en el mercado, nos ha demostrado que la inflación de nómina, malas decisiones de staffing, exceso de horas extra, métricas de productividad erróneas y problemas de compliance, pueden generar incrementos considerables en los costos operativos en las empresas.

Acompañamos y asistimos a nuestros clientes como un integrante más de su equipo, pero con los conocimientos específicos del workforce management, los guiamos para descubrir sus pérdidas de eficiencia, idear soluciones y generar un plan de acción.

Déjanos tu información en nuestro formulario, envíanos un mail o llámanos!

Tabla de Contenidos

Te puede interesar